Los mayores sí importan

Esta mañana he despertado agradecida. El pasado sábado, 4 de abril, escribí una reflexión relacionada con el cuidado de nuestros mayores en estos momentos de confinamiento. Se la mandé a Alicia Avilés, periodista de Eldiario.es Castilla-La Mancha para uno de los blogs de este diario, “Castilla-La Mancha desde tu ventana”. Hoy lo han publicado y yo lo comparto aquí:

Días de silencio. Pero no es el mismo silencio de otros sábados. Oigo gente que habla en la calle, me asomo a la ventana y veo un Santana Aníbal CLTT 4×4 aparcado justo delante de la puerta de la Residencia de Mayores. Al lado del todoterreno y de la entrada de la residencia, cuatro hombres, efectivos de la Unidad Militar de Emergencia, todos ellos ataviados con sus correspondientes Equipos de Protección Individual. Acababan de salir de la residencia de limpiar y desinfectar sus instalaciones con medios portátiles de desinfección, y procedían a limpiarse sus equipos, incluso se ayudaban unos a otros a hacerlo. Ya sin sus monos blancos de protección y uniformados oficialmente charlaban en la puerta.
Reconozco que este sábado me he despertado un poco más tarde que otros sábados, pero no por el confinamiento si no porque la noche del viernes no fui capaz de levantarme del sofá, se estrenaba la cuarta temporada de La casa de papel y el final de cada capítulo me dejaba con ganas de más hasta que cayó, literalmente, toda la temporada.
Sigo mis tareas domésticas (hoy va todo con retraso…) y a las 14.47 horas oigo el sonido del motor de un camión, vuelvo a asomarme a la ventana y veo que acababa de llegar un Iveco Eurocargo rojo. Llegaba unos minutos antes de que el presidente del Gobierno anunciara que se alargaba 15 días más el estado de alarma, hasta el próximo 26 de abril, como si de la prórroga de un partido de fútbol se tratara.
Reconozco que no me estaba sintiendo muy bien, me sentía como una “cotilla” espiando sin piedad a unos jóvenes mientras trabajaban, esperando a que hicieran algo mal, que incumplieran el protocolo, las medidas tomadas, no sé, ver algo que me posibilitara poner en alza mi dedo acusador. Pero no, en verdad les miraba con atención, jóvenes sí pero profesionales también, que con cuidado se limpiaban y desinfectaban. Unos se dispusieron a comer, un bocadillo, supongo, retirándose a un espacio más alejado de la entrada, mientras otros recogían las mochilas, pulverizadores y demás equipos. Les observaba así para poder dejar constancia y poder relatar un hecho relacionado con lo que está pasando en nuestras calles, en nuestras vidas, en nuestra sociedad, ya que desde el pasado viernes 13 de marzo solamente he salido una vez, a comprar, y pocas son las veces que me he asomado a la ventana a ver si pasaba alguien, aunque fuera a pasear a su perro, a ver si pasaba algo, y no tener solamente la información que me llega por los medios de comunicación o por lo que me cuenta algún amigo. Aunque muchas sí han sido las veces que me he asomado con tristeza para pensar en cómo se estaría viviendo esta trágica situación en la residencia vecina.
No voy a entrar en otros temas o aspectos, sólo quiero centrarme en la importancia que tiene cuidar a nuestros mayores, devolverles lo que un día ellos hicieron por nosotros, por amor, por humanidad, por derecho. Poder pensar que cuando yo sea mayor, los jóvenes de ahora que tendrán mi edad vean a los jóvenes de esa época cuidando de nosotros, y éstos de ellos, después, más adelante, porque es la única manera de entender la vida, a través del cuidado, cuidarnos para poder querernos.
Que los jóvenes de ahora no tengan que leer a mi edad las atrocidades que yo leo estos días, la discriminación en la atención sanitaria a mayores, justificando sin sentido que no vale la pena que el sistema sanitario intente salvar la vida de personas mayores de 80 años.
Por eso creo hoy me quedé observando desde mi ventana, para comprobar que sí seguimos cuidando de nuestros mayores y de los cuidadores de éstos en las residencias de mayores. Que, si nos importan, al menos a algunos.

  • Según el informe “Un perfil de las personas mayores en España, 2019. Indicadores estadísticos básicos”, dirigido por el investigador científico del departamento de Población del CSIC, Antonio Abellán García, las personas mayores de más de 65 años a 1 de enero de 2018 suponían un 19,1% de la población española (INE, 2018).

Natalia Simón. 🌙

https://m.eldiario.es/clm/clmdesdelaventana/mayores-importan_6_1013908606.html

Publicado por Natalia Simón

Persona, mujer, madre, socióloga, docente, investigadora social, HUMANA!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto: